Horneando galletas para nuestra Navidad

Uno de mis mejores momentos son esos los cuales puedo sacar tiempo para hornear. Me encanta hornear bizcochos, postres y hacer galletas. En navidad siempre suelo sacar más días de lo normal para endulzarnos con postres y galletas. Suelo hacerlo cuando Ale y Sergio pasan el fin de semana con mi esposo. Ale y Sergio no son amantes de la cocina, pero si se trata de hacer regueros, ensuciarnos con harina y hacer galletas, siempre dicen presente.



Ser la esposa de Wilfred ha sido un gran reto en mi vida, día a día tengo que dar lo mejor de mí no sólo por él o por nuestro matrimonio, sino por Ale y Sergio quienes son parte de su vida. Ellos me han enseñado a amarlos, cuidarlos y siempre regalarles lo mejor de mí. Amar a estos niños me ha enseñado que una familia no es difuncional por haber habido un divorcio antes de nuestro matrimonio y ahora yo ser la nueva esposa, esto no significa que no podamos llevar a cabo el rol de familia. Como familia, somos una gran familia donde aprendemos a comprendernos, aceptarnos, pero sobre todo a llenar nuestros días de hermosos momentos los cuales atesoramos y guardamos en nuestro corazón por siempre.

Uno de nuestros momentos más cool es hacer galletas. Es todo una aventuras porque ambos desean hacer todo jajaja pero, la pasamos súper bien entre peleas, enojos, rizas y mucha harina. En este caso estuvimos haciendo galletas de azúcar, unas de nuestras favoritas. La receta es muy simple y fácil de hacer. Siempre le damos nuestro toque para hacer cada receta a nuestro gusto.


Para comenzar debes tener los siguientes ingredientes:

Los ingredientes son sumamente básicos. No deben ser de una marca específicamente. Lo importante es tenerlos todos al momento de llevar a cabo el proceso de las galletas.


* 1 huevo (tamaño grande)

* Harina todo uso

* Azúcar granulada

* Sal

* Extracto de Vainilla

* Mantequilla en barras

Procedimiento:

Hecha el huevo en la mezcladora

Añade 2 1/2 tazas de la harina todo uso

Comienza a mezclar

Agrega 1 taza de azúcar

Añade 1/2 cucharada de sal

Mezcla todo nuevamente por 3 minutos

Agrega 1 cucharada de extracto de vainilla

Añade 2 barras de mantequilla

Mezcla todo hasta lograr una masa totalmente compactada (hasta que sea toda una bola)


Una vez tienes la mezcla compactada, con un rolo, rodillo o rolo para cocinar vas a afinar la masa logrando aplanarla para comenzar a cortar las galletas. En nuestro caso tenemos moldes para cortar galletas en forma de estrellas de diferentes tamaños. Estos los adquirí en la tienda Marshalls. Puedes utilizar los de tu preferencia o si no tienes estos moldes puedes con tus manos formar galletas redondas.


Una vez tienes listas todas las galletas, vas a hornear las mismas.

Coloca cada una en un molde apropiado para galletas.

El horno debe estar a 350 grados y las galletas no deben estar más de 30 minutos.

Al faltar 15 minutos siempre viro o giro las galletas para que ambos lados queden tostados.

Si no te gustan con ambos lados tostados, no es necesario que gires las galletas.

Una vez horneadas puedes agregar el toping o frosting de tu gusto. En nuestro caso las preferimos sin frosting.

Y de esta manera logramos crear nuestras ricas galletas de azúcar. Para mí estos momentos marcan historias con estos hermosos chicos quienes son parte de mi vida. Anhelo llenar nuestros momentos juntos con memorias cuales recuerden y guarden en su corazón. Me siento sumamente agradecida con Dios por permitirme ser parte de sus vidas. Agradezco tanto a mi esposo Wilfred y a Veronica quien es la madre de estos guapos chicos por darme la oportunidad de cuidarlos, amarlos y hacerlos parte de mis días.


Si eres una Stepmom como yo, puedes sacar un tiempo y ensuciar un poco tu cocina haciendo galletas con esos niños quienes te aseguro disfrutarán esta experiencia. Si no eres una Stepmom, de igual forma date la oportunidad de hacer estas ricas galletas de azúcar.

Muchas veces nos pasamos anhelando unas vacaciones perfectas en un lugar soñado y todo súper perfecto. Pero, olvidamos que los grandes momentos son chévere, pero más que eso la vida se trata de detalles. De momentos simples y especiales. Creemos nuestros propios momentos siendo agradecidas con el hoy y el ahora. Dios nos regala cada día hermosos detalles los cuales muchas veces pasamos por alto. Hoy, te comparto esta receta no para hacerte pasar el trabajo de hornear o ensuciar tu cocina, sino para agregar recuerdos con tu gente a tus días. Es tiempo de darle lugar a las pequeñas cosas en nuestra vida.


Xox,

Marina

Featured Posts