top of page

Amada por un Dios que me ve

Como mujeres muchas veces nos sentimos ignoradas, poco tomadas en cuenta y hasta echadas a un lado. Como mujeres, a veces nos vemos obligadas a hacernos más pequeñas o invisibles porque no somos lo que el mundo quiere que seamos.

Por mucho tiempo hemos escuchado a personas decirnos: "los errores que hemos cometido podrían definir lo que Dios hará en nuestras vidas" y en qué momento lo hará. Que tu pasado es lo que confirma quién eres. Pero, Dios dice lo contrario. Dios dice: "yo te necesito con todos tus defectos, con todo tu equipaje, con toda tu vida...yo te necesito entera". El Dios al que tanto le oramos para que nos cambie, tiene algo más grande para nosotros: usarnos tal y como somos para bendecir a otros.

En la Biblia se habla de una mujer que vivía avergonzada por todas las relaciones fallidas que cargaba en su corazón, una mujer minimizada por lo que la gente pensaba de ella. Pero, Jesús la vio, Jesús le dejó saber que Él conocía su testimonio, esa historia de la que ella vivía avergonzada. ¿Y saben qué hizo? Cambió su vida completamente y sin humillarla. Le dio una oportunidad de bendecir a todo un pueblo con su vi