Brilla

En lo personal me encanta el efecto de las luces pequeñas color blancas en las fiestas, en navidad, en mi casa y donde quiera que tengo la oportunidad de admirarlas. Muchas veces ver una luz blanca, tenue, iluminando muy poco es sumamente difícil de ignorar. Aún con lo suave que pueda ser su luz, tiene un propósito muy particular, un toque distintivo, es una luz única. En la vida para brillar, para ser luz no tenemos que ser la más que ilumina, ni la más que brilla, podemos ver como una tenue luz hace la diferencia. Así es con nosotras, en ocasiones nos motivamos para brillas más que otras, a llegar más lejos por otros, a ser como otras personas, pero ¿En realidad de eso se trata? Si, debemos tener un sueño, debemos trabajar para ello, pero que el sueño tuyo no se base en competir con otra persona. Muchas veces sin darnos cuenta competimos y terminamos fracasando. Porque no se trata de la otra persona, se trata de ti. Dios nos hizo únicas y sin copia alguna, porque desea que brillemos cada una de una manera muy particular. En ocasiones podemos ver como nuestra sociedad nos invita a competir, a ser mejor no por ti misma sino por la otra persona y poco a poco nos vamos convirtiendo en una copia social y desaparece nuestra esencia, nuestro brillo, perdemos aquello que nos hace únicas. Dejamos de ser quienes realmente somos y llegamos a un punto donde nos preguntamos, ¿En qué me he convertido? Dios nos hizo a cada una de nosotras para ser luz unas a otras. Nos ha llamado a cada una con una promesa muy especial y muy personal. El propósito que Dios tiene contigo es uno único cual lleva tu nombre. Permite a Dios continuar trabajando en ti según su voluntad y no según te diga la sociedad. Permítete ser única, ser esa luz tenue que muchos puedan admirar para cuando te conozcan sepan que la luz que brilla en ti es el propósito de Dios en tu vida. En la palabra podemos encontrar, “Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas” Proverbios 31:10 Dios nos llama ser mujeres virtuosas quienes seamos admiradas no por nosotras sino por la Gracia de Dios sobre nuestra vida. Oremos para cada una encontrar el camino que nos lleve al propósito que Dios tiene para nosotras y mediante él llevar luz a otras vidas, llevar alegría a la nuestra, pero sobre todo brillar por nuestra luz propia, por la luz que Dios deja en nosotras a través de su infinita Gracia.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Instagram Social Icon