¡Desde hoy …!

¿ Cuántas veces hemos dicho esa expresión? En mi caso, suelo

utilizarla justo en ese momento donde decido dar por terminado algo y comenzar

alguna otra cosa nueva. Realmente ese, “Desde hoy” ¿viene de Dios o simplemente

actuamos bajo nuestro propio carácter? Nuestra vida son etapas cuales comienzan y

acaban. Unas etapas pueden ser más largas que otras, como también algunas pueden

ser buenas y otras no. Ahora bien, cada etapa de nuestra vida debe ir acorde con la

voluntad de Dios para nosotras. Esa es la parte difícil, ¿verdad?. En mi vida, durante

25 años mis etapas fueron comenzadas y terminadas la mayoría por mi voluntad, no

por la de Dios. Fue un proceso de enseñanza el lograr basar mis etapas de vida en la

voluntad de Dios. Las etapas son muy importantes para nosotras, son las etapas las

que Dios utiliza para moldearnos hacia lo que él desea que seamos como mujeres.

Desde hoy, ¿crees poder comenzar una etapa donde tu andar sea basado en la

voluntad de nuestro Dios?

Cuando se trata de andar viene a mi mente el siguiente versículo, Rut 1:16

“Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera

que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y

tu Dios mi Dios”. Justo en ese momento Rut dijo “Desde Hoy” y fue un Desde Hoy

cual marcó parte de la historia que encontramos en la Biblia. Muchas veces o en la

mayoría de ellas, se nos hace muy difícil que nuestras etapas de vidas estén basadas

en la voluntad de Dios y no en la nuestra. Rut decidió tomar su decisión por lo que

había depositado en su corazón, acción cual se logra a través del Amor. En el caso de

Rut, por el gran amor que le tenía a Noemí, su suegra. En el nuestro debe ser por el

gran e inmenso amor de nosotros hacia Dios.

No hay nada como ser obedientes, humillarnos, entender, entregar y lograr

recibir con gozo la voluntad de Dios en nuestra vida. El andar de una mujer puede

dejar huellas imborrables en el camino, si esas huellas van con unas más grandes al

lado, las huellas de Dios. Huellas imborrables de manera que sean ejemplo para

aquellas que vienen caminando luego de nosotras. Seamos ejemplo ante el mundo,

ejemplo de obediencia con una vida próspera, una vida en Victoria. Una Victoria

basada en la obediencia de un día decir: “Desde Hoy, mis etapas serán cuando y

como mi Dios desee” es aquí cuando veremos a nuestro Dios vivo Glorificarse como

nunca, no me creas, experiméntalo tu misma entregándole tus etapas a él.

Desde Hoy, entrégale a Dios por completo esa etapa tan difícil donde no crees

posible que un milagro pueda suceder, donde ver lo bonito es un reto, donde

esperar desespera, donde el creer no es creíble, donde la angustia nos hace dudar y

nos impide pensar en una Victoria, donde el tiempo de Dios la razón nos impide

creerle, donde nuestras dudas pueden más que la confianza de nosotras hacia Dios.

¿Acaso Jesús no marco un Desde Hoy en aquella Cruz? Cubiertas bajo la Gracias de

Dios podemos decir: “Desde Hoy, mis etapas serán basadas en la voluntad de Dios”,

“Desde Hoy, las etapas de mi familia serán basadas en la voluntad de Dios”, “Desde

Hoy, mi vida será basada en la voluntad de Dios”. Desde Hoy, verás grandes Victorias

porque Desde Hoy tu andar irá de la voluntad de Dios.

Te Bendigo

Tu Amiga,

Marina Cruz

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Instagram Social Icon