Lo hará una y otra vez

Hace unas semanas mientras estaba leyendo “Ansiosos por nada” Dios me habló y me confrontó. En el capítulo 5 Max Lucado menciona el milagro de los panes y los peces, explica que los discípulos se sentían inquietos y hasta cierto punto ansiosos por la gran multitud de personas que habían y los pocos alimentos. A esas alturas ya los discípulos habían vivido muchísimas experiencias con Jesús como la sanación del leproso (Mateo 8:3), sanación de la suegra de Pedro (Mateo 8:15), sanación del paralítico (Mateo 9:7) y muchos otros milagros.


Al leer esto, rápido caí en cuenta sobre que así mismo pensamos nosotras.

Hemos visto a Jesús una y otra vez obrar en nuestras vidas y en la de los demás y cuando vienen momentos de angustia o ansiedad nos olvidamos de lo que Él ha hecho, de todo lo que hizo y de todo lo que hará. Olvidamos su misericordia en cada proceso de nuestras vidas. No nos detenemos a pensar en lo que Dios ha hecho una y otra vez y hasta cierto punto le fallamos olvidándonos de sus promesas por todas las preocupaciones que pueden llegar a nuestra mente y a nuestro corazón.


Hoy, te invito a reflexionar sobre sus promesas en tu vida y a recordarte que la ansiedad es innecesaria si tenemos a Jesús en nuestras vidas.


“Cuando cruces las aguas, yo estaré contigo; cuando cruces los ríos, no te cubrirán sus aguas; cuando camines por el fuego, no te quemarás ni te abrasarán las llamas.”

-Isaías‬ ‭43:2‬ ‭NVI

Featured Posts