"Depositen en Él toda ansiedad, porque Él cuida de ustedes". 1 Pedro 5:7

Por varios meses estuve orando insistentemente por la intervención de Dios en un área de mi vida. Los días, las semanas, los meses pasaban, pero no recibía una respuesta "aparente" de parte de Dios. Fue entonces cuando comencé a desesperarme y a sentirme, hasta cierto punto, desprotegida y desanimada. Una mañana le dije a Dios: "Señor, siento que no me escuchas, que no te interesa cómo me siento. Mira todo el tiempo que ha pasado y no sucede nada". Fue entonces cuando escuché la dulce, firme e indiscutible voz de Dios (el que la ha escuchado sabe cómo es) decirme: "¿Alguna vez abandonarías a tu hija, la dejarías sin comer o le restarías importancia a su llanto?" Inmediatamente (sin pensarlo) le dije: "¡Jamás, Señor!" Entonces escuché su tierna voz decirme: "Pues, yo tampoco". ¡Nosotros somos sus hijos! ¡Él es nuestro Padre! La Palabra dice en Lucas 11:9-13: "Así que yo les digo: Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá la puerta. Porque todo el que pide recibe; el que busca encuentra; y al que llama, se le abre ¿Quién de ustedes que sea padre, si su hijo le pide un pescado, le dará en cambio una serpiente? ¿O, si le pide un huevo, le dará un escorpión? Pues, si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan!" Sus oídos están prestos, sus brazos están abiertos y su mano está pronta para darte LO QUE NECESITAS. Quizá no lo recibirás cuando tú quieras, dónde tú quieras y como tú lo quieras, pero ciertamente su respuesta vendrá y no tardará. No siempre le doy a mi hija lo que ella quiere o cuando lo quiere, yo sé exactamente qué le conviene. De igual forma Dios te conoce más que nadie y sabe qué realmente necesitas. No te desanimes, solo pídele a Dios que te ayude a mirar con sus ojos.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Instagram Social Icon